Cuenta la leyenda…

En uno de los paraísos naturales mas hermosos de la península, las sierras de la subbetica, se halla el monte hacho. A sus pies se extiende Rute, dormido y blanco, impregnado en dulces y licores. Su nombre guarda el recuerdo de los posibles fundadores árabes y, en sus entrañas, huellas romanas. El carácter fronterizo de estas tierras las hizo ser testigos de conquistas y reconquistas entre cristianos y árabes. Tras un largo cerco, serían los primeros sus definitivos moradores y los que, en nombre de su fe, fundaron el convento que propició la leyenda de Nuestro Padre Jesús de la Rosa.

El escenario en el que se desarrolla es el Valle de la Hoz, por donde transcurre el río que da nombre a ese lugar. Allí, entre bosques de olmos y fresnos, hallaron los frailes franciscanos un sitio de recogimiento. En 1576 fue fundado el convento de San francisco de la Hoz. Sus moradores se dedicaban al cultivo de estas tierras generosas y de sus escasas ovejas.

Según se cuenta, en la Ermita de San Roque, pegada al convento, se veneraba a este Cristo, que recibe el nombre de Jesús de la Rosa. El convento era de obligado paso entre las vecinas localidades de Rute e Iznájar. Tal vez por eso, un joven poco creyente cruzaba frecuentemente ante los ojos de los frailes, cuyo carácter afable hacía que el muchacho parase su caballo y gozara de la amabilidad de aquellos hombres. Éstos le ofrecían agua fría para hacer mas llevaderos aquellos viajes en busca de su novia ruteña. El joven trataba con cierta sorna a los habitantes de aquel lugar y en tono de burla cortaba cada día una rosa del jardín y se la ofrecía al Nazareno. En ello estaba un día, cuando, a solas con el Cristo, oyó una voz que le dijo: “¿Hasta cuándo?” Profundamente sobrecogido, salió de la ermita y, entre arrepentimientos y llantos, contó a los monjes su experiencia, convertido ya a la fe católica.

Nada más sabemos de aquel hombre que hizo nacer la tradición de poner una rosa roja a esta imagen tan venerada en nuestro pueblo. De los frailes sabemos que en 1750 trasladaron su convento a Rute. En 1753 tenía su propia cofradía protagonista de nuestra leyenda. Salía el Martes Santo, acompañado de Nuestra Señora del Mayor Dolor y de los religiosos franciscanos.

Fuente y fotografía: Blog de la Cofradía de Ntro. Padre Jesús de la Rosa y María Santísima del Mayor Dolor.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en leyenda jesus rosa rute mayor dolor cofradía.. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Cuenta la leyenda…

  1. TJenlared dijo:

    Muchas gracias, barrioalto; es un placer dar a conocer nuestra historia y cultura y compartirla con el resto del mundo. 🙂Saludos.

  2. barrioalto dijo:

    gracias por dar a conocer mas la historia de nuestra cofradia desde la secretaria de la hermandad te damos la enhorabuena por tu blog y por tu recordatorio en tu blog a nuestra cofradiacofradiadelarosamayordolorrute.blogspot.com

  3. E.M.López dijo:

    Hermosísima leyenda, cuando pase por Rute, me acercaré a ver la imagen de este Nazareno.Un saludo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s